La importancia de la zona intermareal en la recuperación de la salida del estuario

La recuperación de la salida del estuario desde 2003 hasta hoy en día ha sido un proceso natural sin intervención humana. Dicho proceso de recuperación ha seguido varias etapas que se irán analizando y mostrando la importancia de cada cambio.

Intermareal_2007_2010

En la secuencia de ortofotos que se muestra entre los años 2007 y 2010 se pueden observar unos hechos claves en la recuperación de la salida de la ría y la barra de Mundaka.

El cambio más significativo en la morfología de la salida de la ría es la recuperación del trazado del canal. En 2007 no existían los meandros de Arketas y Txatxarramendi y con el paso de los años, en 2010 ya se puede volver a ver el trazado de los meandros en recuperación.

En esta recuperación destaca el avance de sedimentos desde la zona intermareal media hacia el interior de la ría. Este avance natural de sedimentos va llevando material desde la zona intermareal hacia Txatxarramendi haciendo que se forme el meandro de dicha zona.

Para vencer la fuerza erosiva del canal y variar su trazado se requiere de un aporte de material y de energía significativo. Este aporte de la zona intermareal incide perpendicularmente a la acción de canal en su inicio en 2007. El motivo por el que en el trazado de 2007 prevalece la acción de transporte de la zona intermareal frente a la acción erosiva del canal es porque el tramo lineal de canal es reducido. El canal requiere de muchos metros lineales de recorrido para ejercer su acción erosiva. A medida que el canal es desplazado hacia Txatxarramendi, va aumentando sus metros lineales de recorrido y por consiguiente aumenta su capacidad erosiva para compensar la acción de avance le los sedimentos que vienen de la zona intermareal. El punto de equilibrio en este meandro se da cuando la capacidad erosiva del canal se iguala a la capacidad de transporte de la zona intermareal.

Este fenómeno que se acaba de mostrar trata de la consecución de equilibrio entre dos acciones contrapuestas. Este caso de consecución de equilibrio podría ser parametrizada matemáticamente aunque este desarrollo no va a ser objeto de este artículo.

Los cambios inducidos en la morfología de la ría hasta 2003 han provocado un impacto altamente negativo en el conjunto en los años posteriores. Esto es un hecho y una afirmación aceptada sin matices. Desde el 2003 hasta el 11 de Mayo de 2015 no se había actuado sobre esta zona de la ría y esta inactividad nos ha dado la oportunidad de observar la manera en la que este sistema tiende a comportarse y a recuperar su forma y su equilibrio.

A pesar de esta segunda oportunidad para aprender de la observación y de poder actuar (o de evitar actuar) sobre el sistema de manera respetuosa y eficiente, desde el punto de vista de quien escribe este artículo, se ha procedido a actuar nuevamente de manera absurda e irresponsable.

LA ZONA INTERMAREAL: EL PIVOTE DEL SISTEMA

Para facilitar la comprensión de los conceptos se suele hacer una división espacial por zonas o bien por una división por funciones (erosión, transporte y sedimentación). En este caso es necesario hacerlo así aunque es también necesario entender que a medida que vamos adquiriendo más conocimiento y comprensión del comportamiento de este sistema, es probable que cuestionemos las divisiones establecidas originalmente. Es natural. La zona intermareal es una zona amplia que conecta la barra de Mundaka y el resto de barras en la orilla de Laida y Anzoras con la playa de Laida. Se puede decir que las barras, la zona intermareal y la playa son todo la misma cosa y es cierto pero para hacer un estudio como este es más eficaz realizar las diferenciaciones indicadas para facilitar la comprensión de todos los conceptos.

Hechas las aclaraciones previas, en adelante el foco de atención se centrará en la zona intermareal. La zona intermareal es zona que emerge en las bajamares y que queda sumergida cuando la marea sube. Es la zona que conecta al resto de zonas en estudio: canal, barras sumergidas y playa seca. En extensión, se trata de la zona con mayor superficie de las que intervienen en este estudio.

El trasiego de material en la zona intermareal se debe a la acción del viento y a las corrientes generadas por las mareas y el oleaje

La acción del viento desplaza la arena de esta zona hacia donde lo lleve el viento. Siendo los vientos dominantes de la zona de dirección Noroeste, la arena de la zona intermareal se desplaza principalmente hacia el sureste por acción del viento. Este hecho hace que la playa de Laida se encuentre situada en la ubicación sureste.

La acción combinada de las mareas y el oleaje hace que la arena de la zona intermareal se desplace hacia el interior de la ría, es decir, hacia el sur-suroeste. Este avance es el responsable de dar forma al meandro de Txatxarramendi como se demuestra en la secuencia de fotos animada del principio del artículo.

Si se considera esta zona intermareal como soporte central del resto de elementos que intervienen en el ciclo, su influencia en el resto de elementos es la siguiente:

1.- Playa de Laida: a través de la zona intermareal se alimenta el aporte de arena a la playa seca mediante la acción de viento.

2.- Meandro de Arketas: la acción del viento desplaza la arena desde la zona intermareal hasta Laida. Este avance continuo de arena hace de elemento equilibrador ante la acción erosiva del canal sobre la playa de Laida. De esta forma, la forma del meandro de Arketas permanece estática gracias al equilibrio entre el aporte por sedimentación y la acción erosiva.

3.- Meandro de Txatxarramendi: la acción de las mareas y el oleaje hace que la arena avance hacia Txatxarramendi siendo contrarrestado este avance por la trayectoria curva del canal. A su vez este par de acciones de avance de sedimentos por la zona intermareal y la acción erosiva del canal sobre la misma hace que el canal tenga una trayectoria curvilínea que hace que el trasiego de agua del canal pierda más energía que en una trayectoria rectilínea facilitando la posterior sedimentación del material transportado sobre la barra de Mundaka.

4.- Barras de arena: la acción erosiva del oleaje y las corrientes, tanto derivadas del oleaje como por mareas, alimentan de sedimentos la línea costera de la zona intermareal. La cantidad de sedimentos en la zona intermareal condiciona el trazado de la línea de costa. Es decir, cuanta menos arena haya en la zona intermareal más tendencia tendrá la arena de la línea costera a entrar y a tratar de paliar esta carencia de arena mermando las barras de arena y provocando un avance de la línea de costa hacia el interior.

Reitero mi insistencia: ¿por qué se mueve arena de la zona intermareal si no se ha estudiado cual es la cantidad de arena que hace que el sistema funcione óptimamente? Las actuaciones proyectadas para regenerar la playa de Laida van a afectar al sistema de sedimentación por un lado, debilitando la zona intermareal por las excavaciones y traslado de arena a la playa seca y por otro lado debilitando las barras de Mundaka y Laida provocando que dichos fondos de arena se vean influenciados en sus desplazamientos por los arados y a ausencia de arena por las excavaciones en la zona intermareal.

El resultado más esperable de las actuaciones para la regeneración de la playa de Laida no es otro que el debilitamiento de las otras partes del circuito de sedimentación. Se resta de una zona para aportar en otra; se debilita una acción para reforzar otra acción. Ninguno de los cambios acometidos en estas obras tienen en cuenta la cantidad de sedimento óptima necesaria en el sistema. Por lo tanto, no está entre sus objetivos la búsqueda de equilibrio del mismo ni favorecer la recuperación de dicho equilibrio y el óptimo funcionamiento. Afortunadamente es una acción reversible. Desafortunadamente está interfiriendo en un proceso de regeneración natural de la zona.

La cuestión acerca de la medida de la cantidad de arena que interviene en el sistema es un asunto extrema importancia. Si se amplía la zona de estudio a todos los puntos de la ría afectadas por los dragados hasta 2003 se puede ver que en dichas actuaciones se redibujó el trazado de la ría desde Murueta hasta Mundaka absolutamente todo. Se tiraron líneas rectas y se depositó la arena extraída en lugares donde antes no había habido tanta cantidad de arena. Todo el mapa ha cambiado, ese mapa está volviendo a su posición natural pero es un proceso que requiere de tiempo y el proceso no ha terminado. A nadie se le ha pasado por la cabeza ayudar al proceso natural a hacer su trabajo, barrer la arena de donde no debe estar y ponerla donde sí debería estar. Así nos va.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s